Don Mario Enrique Tomás Minuche Murillo EL POLITICO, BOHEMIO, PERIODISTA Y AMIGO Por: Alberto Chávez Cruz

publicado en: Cultura | 0
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Estoy triste por la partida al Reina de Dios de mi amigo Don Mario Enrique Tomás Minuche Murillo, que en vida se distinguió como persona amistosa, afable querendona, alegre, solidario, ocurrida, con chispa, intuición y con altísima cultura general, vinculado  al sentimiento de la población en lo deportivo, periodístico, político y social; deja de herencia su acrisolado honestidad y amor a la tierra salitrosa de Machala. Así lo conocí. Esta es su historia.

………………………..

BREVE SEMBLANZA

No puedo ser ajeno para informar sobre todo para conocimiento de la nueva generación de machaleños la ejemplar vida que deja escrita en la historia de la provincia.

 

Comenzamos revelando que desde la República del Perú, donde habían migrado muchas familias italianas hasta 1920, los hermanos Arnoldo y Manuel Minuche Torres, vinieron para radicarse en la provincia de El Oro.

Arnoldo, escogió El Guabo y Manuel, que vino con su esposa Carmen Arellano, de ascendencia peruana se quedó en Machala; con el paso del tiempo y el fruto de su intenso trabajo se adueñó de 4.200 hectáreas para siembra de cacao y ganadería levantando la hacienda familiar La María ubicada en el sector de Motuche que abarcaba  la Yé del Enano y Los Sabanales. En ese lugar nacieron sus hijos Jorge, Ricardo, Carmen, Maruja, Severo y Mario Enrique Tomás

 

JUVENTUD

Allí en ese patrimonio de la familia Minuche, también nació Mario Enrique Tomás Minuche Murillo, el 29 de diciembre de 1924.

Hijo de Don Agusto Minuche Garrido, que fue el Gobernador de El Oro y Doña Blanca Murillo.

 

Mario Enrique Tomás Minuche Murillo, desde su niñez sobresalió por su alegría y en la Escuela Simón Bolívar, cultivó sus invalorables amigos de toda la vida. A los quince años el colegio Nueve de Octubre le abrió las puertas para su formación intelectual, estudios que se cortaron por el cobarde ataque de los militares peruanos a la ciudad de Machala en Julio de 1941, para salvar sus vidas la familia Minuche se refugió en Guayaquil, donde recibieron mal trato, pero tuvo oportunidad de proseguir sus estudios en el colegio Vicente Rocafuerte, circunstancias que le permitió afiliarse al partido político Concentración de Fuerzas Populares (CFP).

 

Terminado el conflicto, los Minuches regresaron a Machala. Mario se gradúa en el  colegio octubrino junto a su mejor compañero Boanergues Ugarte Aguilar, y en esta etapa el joven comienza a enfrentar los desafíos de la vida, pues tendría 18 años de edad cuando conoce, enamora y contrae matrimonio con su prima Rosa Nelly Murillo de 16 años de edad. Sus hijos son: Teresa, Elba, Elena, Mario, Alvaro (+).

La familia Minuche en general bajo la tutela de Don Manuel Minuche Torres, fueron  propietarios de la famosa hacienda La María que con el paso de los años se convirtió en bien patrimonial de familias y descendientes.

 

COMIENZOS

Sus tíos, Don Augusto  Minuche fue Gobernador de El Oro; Diego Minuche Garrido, primer Alcalde por votación popular. Conquistó amistad con políticos de centro izquierdo especialmente con el lìder Asaad Bucaam a quien lo recibía cuando venía a Machala a vender telas denominada “la bobelina” en el baratillo de la familia Miño, ubicado en las calles Sucre y Juan Montalvo. Don Buca, se hospedaba en casa de Mario Minuche, ubicada en las esquina de las calles Guayas y Arízaga, ocupando el principal dormitorio

 

En su juventud nunca desperdicio un instante para ganar amigos, empezó a estar cerca de las actividades deportivas, se fue formando como periodista, se convirtió en dirigente deportivo y siempre mantuvo una vida de bohemia sana en compañía de los vecinos del barrio.

Fue electo concejal, llegando a ocupar la vicepresidente del cabildo machaleño  en la administración del  alcalde Ing. Marcel Laniado de Wind.  En 1948 funda el Club Estudiantes Octubrinos.

 

Fundó en la calle Pichincha, Guayas y Arízaga con Voltaire Medina hace 50 años el barrio Piguari, durante una noche de bohemia en casa de Don Rigoberto García, con las familias Medina, Feijo, Morán, Freire, Santacruz, la primera fiesta lo hicieron en el portal de la familia García con la Orquesta Lituma.

 

CARISMA

Su excelente carácter, carisma y honestidad fue su carta de presentación que le permitió ganar confianza popular y fue electo por muchos años Presidente de la Federación Deportiva de El Oro, que funcionó en la calle 9 de Octubre (hoy 25 de Junio entre el edificio Reina Paccha y Almacenes Galarza) arrendando un departamento en casa de la familia Rentería.

Aquí le tocó iniciar interesante gestión en favor de la obra deportiva. La primera fue  construir e inaugurar el Coliseo de Deportes Machala en noviembre de 1964, y para ello además del aporte ciudadano que recibió y ante la falta de recursos para terminarla se inventó un telegrama donde un Ministro le ordenaba a una autoridad gubernamental local que colabore y se termine la construcción, y así ocurrió.

 

Fue electo Prefecto de El Oro, durante el período de septiembre de 1978 a marzo de 1984. Fue declarado el Prefecto de la Educación a nivel de país porque construyó 250 aulas escolares en toda la provincia.

Por encima de recelos fronterizos abrió caminos que aún perduran en las comunidades de Guabillo, Carcabon, Chacras, Balsalito.

Fue vox populi el suceso cuando con frontalidad y rectitud rechazó el pedido inmoral que un político local solicitó le entreguen una “comisión” para traer una transferencia para obras, prefirió perder esos recursos y no estar involucrado en actos de corrupción.

Entre otras obras consta la circunvalación sur que fue un muro de defensa para la ciudad,  la convirtió en vía carrosable. Los monumentos en La Ferroviaria, El Aguador  que lo diseñó el escultor quiteño César Bravo Malo y el monumento inicial al Chazo y Kleber Franco que esta al pie del edificio del H. Consejo Provincial fueron sus aportes a la cultura y turismo.

Fue muy preocupado por la historia de la ciudad y provincia, fundó un archivo histórico que la irresponsabilidad de otros administradores de la prefectura lo hicieron desaparecer.

 

EL PERIODISTA

Mario Minuche, en 1964 al obtener su calificación profesional como periodista, le permite seguir cumpliendo esta tarea comunicacional especialmente en lo deportivo que en 1948  inicio con su  programa que se llamó “Brochazos Deportivos” en Radio Cultural Machala, que funcionó en el antigua casona del cabildo machaleño con la compañía del poeta Kleber Franco Cruz, director de la radio, Severo García González, Carlos Kuntay y Carlos Bravo Flores. Luego pasó a Radio Nacional El Oro con Carlos Bravo Flores, Voltaire Medina Orellana, Otto Alvarz García. En 1980 el programa salió al aire en Radio Vía de Machala. Fue afiliado al Círculo de Periodistas Deportivos de El Oro. También colaboró con artículos para Diario Correo de Machala.

En esta empresa periodística que la gerencia y direccionó su yerno el doctor Ernesto Valle Lozano (+) compartimos muchos años de compañerismo, permanentemente visitaba la editorial, dialogaba siempre sobre el deporte y el abandono que en esa época padecía la provincia por parte de los gobiernos de turno

 

EL AMIGO

Para Voltaire Medina Orellana, profesor, periodista con quien cultivó amistad durante 50 años, la figura de Mario Minuche Murillo: “se trata de un gran personaje de Machala,  es una  figura del machaleñismo, muy valioso, querendon de su tierra, con  ilusiones, con afanes por el progreso de Machala, un machaleño distinguido”.

Compartió en la difusión de la música con la formación de la “Esquina Romántica” con Don Pedro Gallegos y muchas personas más

 

EL MACHALEÑO

Don Mario, podía hablar de historia, economía, deporte, política, se desenvolvía bien y llegó hacer lo que fue porque se ganó el afecto general de la comunidad orense. Su protagonismo lo convierte en otro personaje histórico como lo fue Don José Madero Días,  mentalizador de  obras como el colegio Nueve de Octubre, ejecutor del ferrocarril Puerto Bolívar-Machala, inició gestiones para tener el hospital Teófilo Dávila, filántropo.

En vida se jugaba hasta la propia tranquilidad de su hogar por ser generoso con los amigos e inculcó a sus hijos: “cuando el amigo es grandote, poderoso hay que saludarlo nomás, al amigo pequeño, el que esta caído,  a ése hay que llegar oportuno para darle la mano y alzarlo con solidaridad”.

 

A su hijo Mario Minuche Murillo, ex alcalde de Machala, le inculcó desde joven a ser político e identificarse con el CFP, a tal punto que cuando años después sería el futuro alcalde de Machala al  graduarse en el colegio Nueve de Octubre lo obligó a que la  carátula de la tesis de grado sea de color rojo con negro.

Mario Jr. no olvida que previo a las campañas para ganar tres veces la alcaldía de Machala, siempre lo animaba con humor diciéndole: “adelante los faroles que el muerto apesta”, pero cuando participó para un cuarto período, como experimentado hombre público le dijo: “tienes que meditar”.

 

A los 92 años de edad, la muerte venció a este ilustre hijo de Machala.

Yo lo voy a extrañar. No olvidaré sus consejos periodísticos que recibí en Diario Correo. Tampoco saldrá de mi mente aquellos momentos que viví cuando lo acompañé como periodista en recorridos junto a Don Asaad Bucaram, Jaime Roldós y mucha gente importante del país.

Los habitantes, sus compañeritos de Puerto Bolívar, quedamos gratos por tenernos en cuenta, fuimos como decía él su fortín liderado por Juanito Arreaga Pazmiño.

En mi corazón queda grabado ese amor que nos inculcó tener a la ciudad, sobre todo cuando gritaba ¡Viva Machala, Carajo¡

Paz en la tumba de mi amigo Don Mario Enrique Tomás Minuche Murillo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.