Jenny Patricia Sáenz Alvarado su biografía constará en mi próximo libro “HISTORIAS DE MUJERES”

publicado en: Cultura, Gente, Noticias, Provincial | 0
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tenía quince años de edad cuando con esfuerzos, pasión y serenidad logró darle  a la provincia de El Oro, el título nacional de la mejor intérprete de música ecuatoriana en un prestigioso concurso realizado por la emisora guayaquileña Radio Cristal, de donde además surgieron artísticamente Liliam Suárez, Ana Lucía Proaño, Marianita Coloma, Germania Calero.

…………………………………………………………………………

Jenny Patricia Sáenz Alvarado, nació en la ciudad de Machala el 1 de Octubre de 1965. Hija de Héctor Sáenz y Esperanza Alvarado.

Estudió de primero a cuarto grado en la Escuela “David Rodas Cuervo” y terminó en la “25 de Julio” ubicado en la Ciudadela Miraflores, sector barrial de su residencia. Estudios secundarios los recibió en el Colegio Nacional “Nueve de Octubre” donde se graduó en 1985. En 1995 el H. Congreso Nacional  presidido por Fabián Alarcón entregó 180 reconocimientos a artistas nacionales, entre ellos la cantante orense.

DESCUBREN TALENTO

Es la segunda de entre sus hermanos Héctor  Geovanny (Ingeniero),  Lídice  Marilú (Licenciada), Jorge Jimmy y Jackson  Raimondi.

“Cuando tenía cinco años de edad  estaba de oyente en la escuela “David Rodas Cuervo”  y se anunció el Primer Festival Escolar de Machala y la profesora preguntó ¿quién sabe cantar? -¡Yoooo..! –grité-.

Fue el primer concurso en el que participé y gané”, recuerda y cuenta sobre sus inicios en el maravilloso mundo del buen cantar.

Pero fue su mamá quien descubrió su talento y le enseñó el repertorio de Pasillos que se cantaban en los festivales. Su papá también la alentaba agarrando la escoba fingiendo ser la guitarra y el silbo era el sonido.

La señora Esperanza (su madre) que en su juventud cantaba bonito pero que no pudo desarrollar porque su madre “fue bien jodida” viendo sus cualidades la apoyó y comenzó a llevarla al Programa “Estrellitas del Futuro” que realizaba los domingos Radio “Ondas Orenses”.

EXPERIENCIA

La primera experiencia fuera de la provincial ocurrió a los seis años de edad. Representando a la provincial de El Oro viajó a Santo Domingo de los Colorados para participar en el Festival “Saracay de Oro”, concurso nacional donde cantando el Pasillo “Pobrecito mi cariño” se llevó los aplausos del público, ganó rotundamente.

“Lamentablemente los organizadores no aceptaron que una niña triunfe por sobre una gran cantidad de cantantes mayores de edad. Los gritos y los aplausos eran para mí. Cuando anunciaron que la ganadora no fui yo se armó un zafarrancho del diablo. Volaron sillas, piedras, botellas y el caos llenó el local en desacuerdo por la decisión injusta del jurado”, cuenta Patricia Sáenz.

No había transcurrido mucho tiempo y el conocido locutor Luis Ordeñana, identificado en el mundo artístico como “Lucho Patiño”, personaje que puso su inigualable voz en una radionovela que trasmitía diariamente Radio “Bolívar” de la ciudad de Guayaquil, vino a Machala y armó un equipo de artistas cantantes y los llevó a una gira nacional. En ese grupo cantaba Patricia Sáenz, cuando apenas tenía siete años de edad.

En 1972 participó en un Programa Infantil de Canto que organizaba “Radio Cristal” de Guayaquil, que se desarrolló en el local social del Club River Oeste, cosechando premios y aplausos

PREVIAS

Radio Cristal de Guayaquil en 1981 con motivo de los 25 Años de Fundación organizó el  programa anual “Estrella Cristal”, título, trofeo y premios que los cantantes aficionados de todo el país  lo codiciaban. Patricia Sáenz desde niña escuchaba por radio en su casa el desarrollo de estos eventos.

¡Mami, algún día voy a estar ahí y ganaré el concurso!, había dicho la niña en 1974.

Y ese día llegó. Tendría entonces 15 años de edad (estaba en cuarto curso en el colegio “Nueve de Octubre”) y en el local de la Feria Mundial del Banano luchó mucho para ganar el concurso zonal eliminatorio que se realizó con la participación de cantantes de Azuay, Cañar, El Oro, Chimborazo. Triunfó y ganó la representación de esta zona.

El  27 de Agosto de 1981 fue la gran noche. Acompañada de su mama, la señora Esperanza Alvarado, llegó al edificio de Radio Cristal ubicado en las calles Luque y Antepara. Los alrededores de Radio Cristal estaban  lleno de gente que querían ingresar al escenario “Julio Jaramillo Laurido”. Habían seis finalistas que representaban a las provincia de Loja, Tungurahua, Esmeraldas, Guayas, El Oro e increíblemente la cantante del Chimborazo a quien la jóven orense había eliminado en Machala participó  representando a esa provincia.

Para el evento estuvo presente como invitado el doctor en leyes Enrique Echeverría Quiñonez (+), por ser muy amigo de Armando Romero y  Presidente da la Confederación de Periodistas del Ecuador, él se convirtió en el único orense presente que la animaba constantemente.

El certamen de la canción nacional tenía expectativas y fue transmitido su desarrollo por Telecentro Canal 10 y una red de emisoras a nivel nacional.

LA GRAN NOCHE

“En la primera intervención canté el Pasillo “Almas Gemelas” y clasifiqué a la segunda vuelta. En la siguiente presentación me puse serena, canté el Pasillo de Aurelio Rubira Infante “Para Entonces” cuya letra dice: “Quiero morir cuando decline el día, en alta mar y con la cara al cielo, lo que parezca sueño la agonía y el alma un ave que remonta el vuelo….”.

Mi voz y mis movimientos agradaron al jurado que lo presidio el maestro y compositor Enrique Gil Calderón.

Estaba segura que lo iba lograr, ganar ese festival, ganar el festival “Estrella Cristal 1981. Mi madre si estuvo bien nerviosa, hasta enfermó. Gané y no lloré, lo que llamó la atención a Armando Romero.

Los premios fueron 25 mil sucres que era bastante dinero (hoy es un dólar), la grabación de un disco Long Play en la empresa Fediscos donde además grabaron sus voces y canciones las seis finalistas, un  trofeo que me lo dio el Alcalde de Guayaquil Señor Antonio Hanna Musse”, recuerda en la tranquilidad de su hogar la mujer que ahora sigue cantando.

DESPUÉS

Al siguiente día regresó a Machala y fue objeto de un bullicioso recibimiento de los alumnos y compañeros del Colegio Nueve de Octubre y la ciudadanía

Ese título artístico se convirtió en el pasaporte para visitar  provincias y pisar escenarios importantes como el festival internacional de la música en Guayaquil alternando con el Greco, Rodolfo y otros.

Terminada la fiebre de haber logrado ser la “Estrella Cristal”, continuó sus estudios y en el año 1985 se graduó de bachiller y también recibió el título de madre.

Luego tuvo otra criatura que por mala práctica médica lo perdió dando a luz.

Muy joven se convirtió en madre soltera obligándose trabajar para atender a su único hijo.

Cumplió las funciones de secretaria en  Radio Vía, gracias a la apertura que le brindó el Director Gustavo Daniel Calvopiña (+); también leía noticias. Al dejar Calvopiña la emisora pasó a  una escuela; luego instaló un negocio. Atrasó su ingreso a la Universidad hasta cuando Héctor Miguel (su hijo) cumplió doce años de edad decidiendo estudiar hasta egresar de Licenciada en Ciencias de la Educación.

Patricia Sànez Alvarado, trabajó en el colegio “Fausto Molina” de la parroquia Torata, cantón Santa Rosa.

Su trajín comenzaba a las 05H30 cuando sale de Machala y termina a las 17h30 que regresa a su casa en el barrio Miraflores, luego de dar clases de inglés.

A su hijo Héctor Miguel Ulloa Sáenz, artísticamente lo identifican como el “Cheo”,  también canta, pero ahora no al mundo sino a Dios porque se ha convertido en evangélico.

“Yo católica y mi hijo evangélico. Lo respeto pero amamos al mismo Dios”·, confiesa.

Treinta y seis años después la triunfadora del prestigioso concurso que realizaba  Radio Cristal 870 AM continúa cantando cuando se lo piden por contrato.

Ella expresa que lamenta que la música ecuatoriana como el pasillo y el folklore se está perdiendo por que las emisoras prefieren dar paso a lo internacional.

La “Estrella Cristal 1981” es una mujer de mucho trabajo. Los días sábados y domingos prefiere quedarse en casa con su familia (padre, madre, hermanos, hijo) para comer la chuleta y las costillas asadas. Se autocalifica como una mujer elástica, sensible pero recta.

 

Por: Alberto Chávez Cruz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *