¿POR QUÉ TANTA INDOLENCIA DE LA OPOSICIÓN FRENTE A LAS CONTRIBUCIONES SOLIDARIAS PARA ENFRENTAR LOS EFECTOS DEL TERREMOTO?

publicado en: Noticias, Opinión | 0
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Joseph Cueva González

Por: Ing. Joseph Cueva González

No encuentro justificación racional en la cerrada oposición de cierto sector de la partidocracia en contra del aumento de dos puntos sobre el IVA y contra otras contribuciones solidarias proyectadas a favor de los damnificados del terremoto ocurrido el sábado 16 del presente mes y que afectó seriamente a Manabí y a Esmeraldas, así como otras poblaciones de nuestro país.
La propuesta del Gobierno Nacional está recogida en el Proyecto de Ley Solidaria y de Corresponsabilidad Ciudadana por las Afectaciones del Terremoto como parte del programa orientado a la reactivación social, económica y productiva de las zonas del desastre, cuyo saldo trágico registra hasta estos momentos 654 fallecidos, 16.601 heridos, decenas de desaparecidos, 25.640 albergados y la destrucción de gran cantidad de viviendas y otros edificios e instalaciones públicas y privadas.

En el caso del incremento del IVA, frente a tan trágica situación, no tiene sentido asumir posiciones contrarias, si, entre otras cosas, sabemos que el 90% de alimentos de la canasta básica, la educación, la medicina y todo lo relacionado al control de la salud, no tienen el incremento de este impuesto y, además, cerca de un millón (940 mil personas) que tienen más de 65 años, correspondiente a la tercera edad, constitucional y legalmente se benefician con la devolución del IVA, entregando previamente al SRI las facturas pertinentes.
Además, de acuerdo a la Ley de Régimen Tributario Interno vigente, tampoco pagan IVA los servicios de transporte terrestre y acuáticos de pasajeros y carga; los servicios de alquiler o arrendamiento de inmuebles destinados para vivienda; los servicios de energía eléctrica, agua potable, alcantarillado y recolección de basura; las transferencias e importaciones de tractores, de llantas hasta 200 Hp incluyendo los tipo canguro y los que se utilizan en el cultivo agrícola, arados, rastros, surcadores y vertederos; cosechadoras, sembradoras, cortadoras de pasto, bombas de fumigación portátiles, aspersores y rociadores para equipos de riego y demás elementos de uso en las actividades agrícolas en general.

Igualmente, no pagan IVA en nuestro país el papel bond, y todo el material utilizado en la impresión y comercialización del libro; los espectáculos públicos; los paquetes de turismo receptivo; el peaje y pontazgo que se cobra por el uso de carreteras y puentes; los sistemas de loterías registrados legalmente; las donaciones a entidades del sector público y a instituciones privadas sin fines de lucro; los servicios de Aero fumigación agrícola; los servicios prestados por los artesanos calificados; los seguros de salud y de vida, etc etc.
Lo anterior, registra los beneficios recibidos por la mayoría de la población que, por consecuencia lógica, no se perjudica ni se perjudicará con la aplicación del proyectado aumento de dos puntos sobre el IVA.

De igual manera, se registra en lo insólito que hayan quienes teniendo grandes fortunas, se nieguen a aportar con la contribución solidaria del 0.9%, por una sola vez, aporte que lo deben cumplir las personas naturales que tienen patrimonio de más de 1 millón de dólares que en el Ecuador sólo son 4088 contribuyentes del grueso de la población que somos más de 15 millones de ecuatorianos, sustancialmente, en su mayor parte beneficiados con la tarifa cero (0) en el IVA. Resulta simbólica la contribución, pero tan necesaria ante semejante catástrofe que debe sensibilizar a todos.

¿Cómo oponerse a aportar por una sola vez con 9 mil dólares quienes tienen patrimonio de más de 1 millón de dólares? ¿Cómo puede justificarse la oposición a contribuir con 45 mil dólares los que tienen patrimonio de más de 5 millones de dólares? ¿Cómo se puede justificar que se nieguen a aportar por una sola vez con 90 mil dólares quienes tienen patrimonio de más de 10 millones de dólares? Ciertamente, nos parece inconcebible, pero felizmente no son todos, porque la mayoría de los ecuatorianos están demostrando con ejemplar humanismo que están dispuestos a contribuir de cualquier manera en la reconstrucción de los pueblos damnificados.

Entonces, todos debemos contribuir frente a la emergencia. Ese es el reto y el desafío. Más aún, en el caso del impuesto al valor agregado que se trata de subir del 12 al 14%, deben saberlo todos que nuestro país es uno de los que tienen la tarifa más baja de Latinoamérica en el pago del IVA, porque en Uruguay es de 22%; en Chile 19; Perú 18; República Dominicana 18; Colombia 16; México 16; Honduras 15; Nicaragua 15; Bolivia 13; Guatemala 12; Venezuela 12; Paraguay 10; El Salvador 13; Costa Rica 13; Argentina 21; Panamá (paraíso fiscal) 7 y Ecuador 12 %. ¿Dónde está el problema? ¿Qué sentido tiene el manido estribillo de que el IVA que pagan las grandes empresas y los grupos económicos poderosos, lo termina pagando el mismo pueblo, si la canasta básica, la educación, la medicina, la salud y muchos otros servicios están exonerados de este impuesto, a lo que se suman los adultos mayores que, como queda dicho, también se benefician de la devolución del IVA?

Consecuentemente, consideramos necesario que los grandes medios de comunicación deben asumir una posición de orientación de la opinión pública ayudando a que se legalicen estas aportaciones solidarias y otras medidas que está poniendo en marcha el Gobierno Nacional, y no hacer coro a la oposición representada por quienes o aspiran candidaturas para captar el poder político que lo perdieron hace 9 años o simplemente proceden en ciertos casos ubicándose, sin darse cuenta, en contra de los intereses colectivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *